Archivo | otras cosas que descubrir RSS feed for this section

La “cabaña fotográfica” de la plaza de La Catedral

22 Jun

El primer fotógrafo del que se tiene constancia que pasa unos días haciendo retratos en La Laguna es Manuel Sapera, en 1857.  En 1895, la tecnología ya había avanzado un poco y J. Miró anuncia que él es capaz de hacer retratos de 9 a 5 “aunque esté el día nublado”, lo cual debió ser bastante conveniente en el clima lagunero.

Isidro Suárez fue el primer fotógrafo que se estableció en la ciudad de manera estable, anunciando su estudio en la calle Juan de Vera esquina a calle Laurel.

Pero no es hasta 1917 que no se pide autorización para construir la primera “cabaña fotográfica” como construcción ex profeso para estudio fotográfico.

La mandó construir José Gutiérrez y González, con techo acristalado, planchas y amplios ventanales con un sistema de cortinas que permitía regular la entrada de luz.

Más tarde pasó a ser propiedad de otro fotógrafo y finalmente, en 1942, se desmanteló y vendió todo el equipo, pasando a ser vivienda.

Pero aún hoy se puede ver esta “cabaña” en el edificio que ocupa Bankinter enfrente de La Catedral.

Estas curiosidades y otras más pueden ser descubiertas a través del exhaustivo estudio de Guillermina Casanova “La historia de la fotografía en La Laguna (1857-1936)” publicada en 1994 por el Centro de la Cultura Popular Canaria.

Anuncios

El camino a Tegueste

6 Mar

Poco más de 4 kilómetros a pie separan La Laguna de Tegueste, recorriendo un antiguo camino olvidado por los siglos y que últimamente se ha puesto de nuevo en uso como fórmula “sin atascos” para llegar a la romería de Tegueste.

El camino a la vera del muro de San Diego

Esta es una buena excusa para conservar una vía que ya existía desde tiempos prehispánicos. El paso de Las Peñuelas fue testigo de una crucial batalla entre aborígenes y conquistadores y durante siglos fue la comunicación más corta y frecuentada entre los dos municipios, hasta que llegó la construcción de la carretera.

Saliendo de la plaza de la Junta Suprema por el paseo de San Diego, enseguida llegamos a la ermita de dicho santo, donde dejamos el asfalto para rodear los muros de la finca de San Diego, de los que se cuentan algunas leyendas tenebrosas.

En el punto más alto de la finca, nos desviamos del muro y apenas podremos adivinar por dónde seguía el camino principal.

Cuando el camino se limpió para servir de paso a los romeros y romeras, esta era la zona más perdida y no se acondicionó por su trazado original sino por la salida más directa al asfalto del Camino de Las Gavias.

El camino tradicional está tan lleno de vegetación que es imposible transitarlo. Esperemos que en futuras ocasiones se limpie por dónde realmente es, para evitar que desaparezca definitivamente.

Una vez en Las Peñuelas, el camino conserva un breve tramo empedrado antes de alcanzar la bajada de asfalto que nos lleva a atravesar la carretera general La Laguna-Tegueste y entrar al casco antiguo por el frondoso paseo de Los Laureles.

Centro de Documentación de Canarias y América (CEDOCAM)

23 Feb

A las personas que les gusta “perder el tiempo” en bibliotecas y librerías les va a encantar este sitio y si están interesadas en temas canarios, aún más.

Este pequeño y coqueto centro de documentación se encuentra anexo al edificio del Museo de Historia de Tenerife y es una joya especializada en el archipiélago Canario, además de en las relaciones de las islas con América. Cuenta con libros, documentos, fotografías y medios audiovisuales.

La dificultad para disfrutar de este espacio es su horario al público, que se limita a de 9 a 14 horas, pero está previsto que en breve se ponga en marcha el proyecto “Plinio XXI”, para poder consultar todos los documentos libres de derechos de autor a través del portal de Museos de Tenerife.

http://maps.google.es/maps?q=28.490348,-16.31451&num=1&hl=es&ie=UTF8&ll=28.489698,-16.314354&spn=0.002763,0.003449&t=m&z=14&output=embed
Ver mapa más grande

Cementerio de San Juan Bautista

13 Feb

Hay muchas personas a las que no les gustan los cementerios, pero algunos tienen un halo de misterio y romanticismo que bien merecen acercarse para dar un paseo. Es el caso del cementerio de San Juan Bautista.


Inaugurado en 1814, es el cementerio más antiguo de la ciudad. Junto con la iglesia del mismo nombre, fueron declarados Bien de Interés Cultural en el año 2000. Destacan las sepulturas de época romántica con ángeles y el panteón de la familia Bretillard, así como la capilla, que recuerda un pequeño templo griego.

Pone los pelos de punta el área destinada al enterramiento de niños de corta edad.

También llama la atención el contraste entre las líneas sinuosas del campo santo y los bloques rectilíneos de viviendas del barrio Padre Anchieta, que lo rodean como una muralla mucho más alta que su propia tapia.

Su horario de apertura es de lunes a jueves de 9 a 14 horas y de viernes a domingo de 9 a 17.

Para saber más, la wikipedia tiene una interesante entrada sobre este lugar.

Bañeras en una biblioteca

30 Ene

Pasar un rato en la Biblioteca Pública Municipal de La Laguna es todo un lujo, echar una ojeada a los libros mientras la madera cruje con nuestros pasos o leer una revista sentados en su coqueto patio, donde unas viejas bañeras de mármol de Carrara, hoy jardineras, nos recuerdan que esta casa tuvo otro uso principal.

Nada más y nada menos que dicho uso se remonta al año 1500, donde se fundó en este sitio el Hospital de Nuestra Señora de los Dolores. El edificio fue reconstruido a finales del siglo XVII, pero su uso a lo largo del tiempo ha sido principalmente el de hospital, aunque también tuvo otros, como el de teatro.

Hasta la década de los 70 del pasado siglo fue Casa de Socorro, por lo que muchas personas aún recordarán haber ido allí por alguna urgencia.

El edificio fue remodelado para adaptarse a su nuevo uso como biblioteca, pero las viejas bañeras donde se aseaba a los enfermos nos siguen recordando que este lugar tiene muchas historias que contar.

La Biblioteca se encuentra en la Calle Juan de Vera, 9. Si quieres saber más de la historia del edificio, usa este enlace. También hay un grupo de usuarios de la misma en facebook.

Los carruajes de Nava

3 Ene

En uno de los patios del museo de Historia de Tenerife, puedes encontrarte con estos carruajes del Siglo XVIII en los que no cuesta nada imaginarse a ciertos personajes paseando en ellos, como sus propietarios, los marqueses de Villanueva del Prado o el rey Alfonso XIII en su visita a Tenerife, entre otros.

Lo especial de estos carruajes es que tras no demasiado uso, permanecieron olvidados en el Palacio de Nava. Esto hizo que se conservaran tal y como eran originalmente y no fueran mejorados y “tuneados” como la mayoría de los que existen a nivel nacional. Por eso, están considerados piezas de interés excepcional tanto artístico como histórico.

Para saber más, pincha AQUÍ.